Estilismo para principiantes: 10 grandes mentiras

Acaba de tener lugar la primera alfombra roja del año, los Globos de Oro. Y después de ver aciertos y errores he pensado en aprovechar estos ejemplos para desmentir algunos tópicos de estilismo, por si os sirven de cara a los eventos de este año. 

Gran Mentira #1: El nude no queda bien a las pálidas

Hay tantos tonos de nude como tonos de piel, sólo hay que encontrar el que te favorece.

Gwendoline Christie de Vivienne Westwood

Aunque se ha visto mucho, a mi parece muy elegante, y tiene su punto sensual si se confunde con la piel 😋

Yo le habría dado un toque de color con los accesorios o el maquillaje para darle fuerza, pero el 1’91m de Gwendoline ya es lo bastante fuerte. 

Gran Mentira #2: ir muy tapada no es sexy

Eso me decían mis amigas cuando me hice un vestido-smoking para ir de dama de honor… “Vas demasiado tapada”. Arrasé. 

Evan Rachel de Altuzarra Custom

Mi favorito sin duda, impecable, espectacular y distinta a todas las demás. La blusa con lazada le da el toque femenino necesario para no caer en el dianekeatonismo (que me encanta, pero menos). Un 11. 

Gran Mentira #3: los escotes no quedan bien si tienes poco pecho

Mentira, mentira y ¡¡mentira!! Una gran ventaja de tener poco pecho es que un escote generoso no resulta vulgar. Nunca olvidaré los pechotes aplastados de Virginia Troconis el día de su boda con el cordobés. Terrible.

Jessica Biel de Elie Saab

Este vestido es un milagro, porque combinar escotazo y abertura y seguir siendo elegante me parece casi imposible. Divina.

Gran Mentira #4: la ropa ancha estiliza

Estiliza si eres alta y delgada, y no lo necesitas. Yo recomiendo siempre marcar el contorno más pequeño, que en mi caso es la cintura pero depende de cada una.

Angela Bassett de CSarite

Este vestido combina varias tendencias: off-shoulders, volantes y rosa. El color queda increíble con su tono de piel y la silueta crea un efecto reloj de arena súper favorecedor. De 10, arriba las curvas.

Gran Mentira #5: a las guapas les queda todo bien

Lo típico que se oye de “tú puedes ponerte lo que quieras porque con ese tipo todo te sienta bien” es una trampa. La ropa que lleves también debe cuadrar con tu estilo y personalidad, o resultará un disfraz. 

Nicole Kidman de Alexander McQueen

Demostrado, ¿no? Guapísima ella, precioso el vestido, desastrosa combinación. Nicole no tiene la actitud de musa underground que requiere esta belleza de McQueen, y tampoco favorece a su figura. La cintura ha desaparecido. #faildelosgordos

Gran Mentira #6: el tul es para jovencitas 

Igual me habéis oído decir que ya se me ha pasado la edad del tul (tengo 35 años), así que voy a comerme mis palabras.

Gillian Anderson de Jenny Packham

Sofisticado y con un equilibrio entre sexy e inocente. Sencillamente WOW! Está más guapa que en los 90’s e incluso más joven.

Gran Mentira #7: elegancia = discreción

Lo siento pero no. Esa norma funciona cuando no estás destinada a ser la protagonista, pero una mujer puede destacar y llamar la atención y no por eso deja de ser elegante. Solo hay que saber elegir la ocasión.

Natalie Portman de Prada

Postularte para un segundo Oscar me parece una buena ocasión. Entera de amarillo y embarazada, BAM! Su estilismo dice: estoy segura de mi y de mi cuerpo, soy una pedazo de actriz y no vais a poder ignorarme. Elegantísima, preciosa y perfecta. A veces ser discreta no tiene lugar.

Gran Mentira #8: el encaje es vulgar

Maticemos. El encaje es arriesgado, pero no más que los brillos o los colores fuertes. El problema es que estos últimos años se ha visto demasiado. Demasiado encaje y demasiada piel. 

Michelle Williams de Louis Vuitton

Un vestido sencillo y actual que escapa de la tendencia lencera, con el estilo dulce y romántico que suele llevar Michelle pero sin caer en el boho. Maravilloso. Y forrado. 

Gran Mentira #9: el protocolo es sagrado

El protocolo es básicamente sentido común, pero como toda norma conviene conocerla para poder saltársela. Un evento nocturno y de etiqueta como éste seguramente requería un vestido largo, por ejemplo. 

Millie Bobby Brown de Jenny Packham

¿Pero que ven mis ojos? ¿Una adolescente vestida como una adolescente? ¡Milagro! Esta niña está revolucionando los estilismos juveniles, precisamente porque asume y disfruta su edad en vez de jugar a ser una Lolita. Me recuerda al estilo de Keyra Knightly y me encanta. 

Y respecto al protocolo, suelo decir a mis clientas que es tan importante como lo sea para quién organiza el evento (léase, los novios). Mi consejo, infórmate y pregunta con naturalidad. Puede que tu familia sea muy formal pero la otra parte no, por ejemplo.

Y la Gran Mentira #10: “ahora se lleva todo”

Esto es lo que dicen las madres para no criticar a la hija punki de la vecina. Si estás eligiendo un vestido para una ocasión especial y alguien cuya opinión te importe dice eso, no vas bien. Piénsalo dos veces o podrías salir de casa así:

Sarah Jessica Parker de Vera Wang

Me cuesta meterme con SJP porque admiro realmente a la gente que arriesga con los looks, pero a veces va hecha un cuadro. El pecho chafado, el peinado inexplicable… *

Con su melenaza suelta, unos brazaletes punk y 15 años menos hubiera estado impresionante, pero ya está muy aseñorada para esas mangas. Demasiado rock’n’roll.

Mi conclusión sobre los Globos de Oro, y mi consejo para las personas normales, es que para acertar con el estilismo hay encontrar el equilibrio entre ser una misma e ir apropiada para la ocasión. Y la forma de hacerlo es tener claro la imagen que queremos dar. 

No todo el mundo quiere enviar el mismo mensaje, y para definir lo que quieres transmitir es importante conocerte a ti misma y saber detalles el evento. Muchas famosas consiguen reorientar su carrera dando la campanada en la alfombra roja, y tú puedes hacer lo mismo a pequeña escala. Aprovechar para mandar un mensaje a tu entorno, en una ocasión especial o cada día. Estoy mejor que nunca. He crecido. Hoy no soy la protagonista. Hoy sí lo soy. Quiero divertirme. Soy un “bombonaso”. Me importa un pimiento. Voy a triunfar. Eso sólo te atañe a ti. Será mucho más fácil decidir que ponerte cuándo elijas tu etiqueta.

Si tienes dudas te sugiero dos cosas: analiza el estilo de una celebrity con la que te sientas identificada, mejor si tiene un físico similar al tuyo. Serás más objetiva mirando a otra persona y puedes coger ideas.

Y segundo, elije bien con quién vas de compras. Debería ser alguien sincero y con tacto, para que sea capaz de decirte si algo no te queda bien sin herirte. Y además tiene que entender tus gustos y compensar tus puntos débiles. Por ejemplo, si tiendes al exceso busca a alguien más sobrio. Y viceversa. 

Espero que este pequeño análisis os ayude con la temporada de bodas y eventos 2017. A disfrutar! 

* Después de publicar el post he leído que el peinado inexplicable es un homenaje a Carrie Fisher. WTF? Las medias tintas no suelen funcionar, debería haberse decidido por las ensaimadas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s